jueves, 5 de marzo de 2015

 

“Que grosero

Que bruto y que grosero”

Las ultrasónicas / Que Grosero [2002]


Por: Sup Tupa


“Estimadas damitas–caballeros, hoy tengo la encomienda de la empresa que represento en venir a ofrecerles hasta la comodidad de este su trasporte un producto de noveda, un producto que usted lo consigue en las tiendas de autoservicio hasta por 20 pesos, hoy mi trabajo es no ofrecérsela a 15, ni a 12 si no a solo la ridícula cantidad de 10 pesos, son los chicles “Traiden” de sabores frambuesa, menta, mango y piña, puede usted abrirlo, puede usted pedirlo sin compromiso, damita-caballero, no me niegue la mirada, no se haga el dormido, aproveche la oferta como regalo para el niño la niña, busque una moneda que no afecte su economía, sino me compra por lo menos regáleme una sonrisa… “
Así terminaba ese día  escuchando una perorata que no olvido debido a las cientos de veces en que la he oído, en ocasiones ofreciendo discos piratas, agendas, plumas con lamparitas, estuches de tarjetas de “Bob esponja” y sobre todo canciones… todo de a diez.

“Damita-Caballero”,  mmm ¿una frase compuesta? – pensé – no creo que le importe mucho la gramática ni la lingüística a esta vendedora de chicles, el microbús está medio lleno y vamos pasando a la altura de la estación del metro identificada como Taxqueña,  la gente camina como robot; dicen que dijo  Martín Heidegger, que: “la ciencia no piensa” y reflexiona que para pensar hay que desear pensar, ¿Qué significa pensar?, Se pregunta Heidegger y vuelvo a ver a los transeúntes, ni a ellos ni a mí  nos ocupa esa reflexión, me tengo que dormir en lo que termina la ruta rumbo a mi destino, ¿pero que es el destino?... [ya Tupa duérmete de nuevo].

El Conductor  realiza una parada y espera a que suba gente, pasan dos minutos, tres, cinco, llego a calcular que pasaron siete minutos, sigo intentando dormir, hasta que escucho una voz potente de nuevo en la parte trasera de la unidad que exclama: ¡Vámonos!… el chofer eleva su cara y observa por el retrovisor, no se nota impaciente y sigue esperando, no pasa un minuto de nuevo y ya con un tono más grave se produce el siguiente dialogo:
Pasajero:                  Vámonos wey
Conductor:              Si no te gusta vete en taxi

Pasajero:                  vámonos cabrón o te la quito
Conductor:              ¿Tú y cuantos más?
Pasajero:                  Yo solito cabrón ¿Cómo vez?
Conductor:              A ver si muy chingón

 En ese momento se levanta el conductor con un bat de beisbol como de un metro de largo (eso sí se veía bien macizo) como respuesta a la bravata al final de la unidad, se pone de píe un individuo como de un metro con noventa centímetros (tamaño familiar el sujeto) corpulento, de barba y la neta yo si me espante  - yo estaba en medio de la unidad – y hasta el sueño se me fue, pensé donde ser armen los madrazos, con un manotazo de uno de estos dos animales sí salgo volando por la ventana.
“Santísima Virgen del rebozo de bolitas yo repudio la violencia bla bla bla” así empecé mi oración nocturna, tratando de que sucediera algo que me permitiese alejarme unos metros y ver desde lejitos – contrariamente a lo que hubiera hecho en mi imaginación la neta no encontraba escapatoria.  
A punto del encuentro de estos dos “homo eructos” (digo eructos porque parece que los dos venia medios briagos) se levanta una señora como de unos 50 años, se coloca en medio, estira los dos brazos en dirección de uno a otro, norte a sur, izquierda a derecha, ya no sé, yo seguía con mi plegaria, ya que lo recuerdo se parecía al tirantes el de la “Triple AAA”, con un tono casi de ángel los conmina:

Doña:                   Hijos no se exalten todos tenemos prisa y necesitamos dinero así que mejor calmémonos antes de que llegue la policía que ya la llame [mientras en su mano derecha sostenía un teléfono celular] vámonos tranquilos yo les quiero hacer saber que mi hijo es agente del ministerio público en esta delegación así que tranquilícense y vámonos en paz.
¿A que saben los huevos?.... ¡¡¡A HUEVO!!!! inche viejita debió de haber sido la mujer biónica en sus tiempos, seguramente tenía un as bajo la manga, porque no creo que sea familiar de nadie en el MP, en fin , nos sacó de una bronca y yo olvide mis oraciones y también deje de dormir, vivir en el D.F. es un deporte extremo…

Los dos orangutanes se ignoraron el resto del camino, por lo menos hasta donde yo bajé, justo en frente del puesto de tacos,  ¡¡esto sí es suerte chingá¡¡ de inmediato pido una orden de cinco bien grasosos, con su respectiva “lulú” de uva; ¿le pongo verdura? Claro y unas cebollitas asadas, cuando un wey al fondo del puesto le dice al taquero: “púes no te pago y hazle como quieras”… el taquero ya encabronado sale del puesto como un pinche machetote tamaño familiar y va rumbo a donde está el deudor, me quedo viendo por donde se fue el “micro”, en espera de ver a la viejita de nuevo. Sostengo mi plato de plástico, agarro mi “lulú” y me hago un lado que va comenzar el espectáculo.

Me quedo pensando que todavía me resta caminar cinco cuadras y seguramente me encontraré con los vagales de la calle que ya están destapando las primeras caguamas, se percibirá el olor a petate quemado y me pedirán que los acompañe un rato ya que tiene tiempo que no convivimos. Mientras pienso esto el taquero ya tiene en el suelo al mal pagador y lo amenaza con su machete como si fuese una Guadaña.
En una transacción rápida pago y me voy. Dejo la primera fila del show trágico-musical del taquero y me encamino a la casa, “En la madre… ahí viene una patrulla”, les tengo más miedo a los uniformados que a los propios rateros de la colonia, en fin, ya casi llego. Las bonitas luces de colores azul, rojo y blanco se detienen a la altura de donde voy caminando. Ya me jodieron pensé, lo que sucedió ahí fue inverosímil, pero esa ya es otra historia dijera la nana Goya.
Viene a mi mente la rolita del TRI antes de afresarse: “muchos azules en la ciudad a toda hora queriendo agandallar”.
Chale esto de vivir en el DF es como practicar deportes extremos.

 

Fin

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante.

Total de visitas

Con tecnología de Blogger.

Seguidores

Lo más popular